Seleccionar página
¡Deberías irte, quizás tengas un pleito con tus padres si te quedas a festejar! frase típica dicha por muchos adolescentes que saben cómo aplicar la psicología inversa a sus amigos para que no se marchen de sus fiestas.

¿Qué es la Psicología Inversa?

Seguramente la has usado alguna vez aún y sin saber su nombre en psicología, pero la psicología inversa, no es más que una estrategia de persuasión un tanto manipulativa pero funcional que apuesta a la respuesta de reactancia de una persona o grupo para que haga exactamente lo que queremos a través de un mandato que apunta a lo contrario. Es altamente efectiva en personas intransigentes e impulsivas.

¿Cómo funciona la Psicología Inversa?

Para que la psicología inversa pueda funcionar, se requiere que quien la emplee sea inteligente, observador y conozca muy bien a su objetivo. No pienses que para que los demás hagan siempre lo que necesitas tendrás que andar hablando en negativo todo el tiempo ¡no! Se trata de aplicarla única y exclusivamente cuando conoces las actitudes del otro y en vez de disputar, optas por darle “la razón” para que el otro haga exactamente lo contrario.

Es importante entender, que el blanco de psicología inversa querrá hacer valer sus deseos de libertad, independencia, autonomía y porque no, hasta autoridad, cosa que podría llevarlo a tomar una actitud desafiante ante la palabra “no” tomando el camino contrario que en realidad, es lo que se quiere. Por ejemplo: La esposa desea que su marido saque la basura, entonces, se levanta del sillón y dice “voy a botar la basura porque sé que tu no lo harás” para lo que su marido responde “para nada, siéntate, lo haré yo”. Ese hombre ha reafirmado su sentimiento de utilidad y autoridad mientras que ella ha conseguido su cometido sin que se note.

¿Cuándo usar la Psicología Inversa?

Obviamente, este recurso psicológico no debería ser el predominante al momento de solicitar peticiones pues, para eso existe la comunicación asertiva en donde, con una plática que apueste a la empatía y el raciocinio de ambos se pueden lograr acuerdos justos. Sin embargo, no todas las personas están dispuestas a ceder en algunas cosas que se suponen son su responsabilidad o que le benefician, como por ejemplo “el niño que no quiere comer su pescado” y, para evitar una confrontación que nos aleje más de lograr el cometido, mejor le retamos a que “seguramente no lo comerá y cuando se descuide papá lo hará”  para que el niño simplemente por llevar la contraria, lo consuma.

Se debe destacar, que es psicología inversa solo cuando el resultado que queremos obtener de la conducta del otro es positiva y a este también le beneficia, porque de lo contrario, aplicarla solo para fines egoísta o para empujar a alguien más a que haga lo que queremos para robarle o mentirle, ya es manipulación.

Formas de usar la Psicología Inversa

Como hemos dicho, la psicología inversa apela a la imposición del otro en las decisiones para que piense se está haciendo lo que él decidió, por lo tanto, son muchas las formas en que podría emplearse, sin embargo, aquí mostraremos una formulas principales.

Planteando desventajas

Esta opción es muy recurrente cuando deseamos alguien más tome una opción, haga una compra o nos invite a un lugar al que si queremos asistir pero no deseamos sea evidente así que solo comenzamos a hablar de lo negativo de la situación para que sea el otro quien termine convenciéndonos de lo que ya queríamos desde el inicio.

Exaltando las virtudes de algo o alguien

Es la favorita de los padres con los hijos para hacerlos comer lo que realmente necesitan sin que el niño sienta que el padre ha ganado. Ejemplo, la madre comienza a hablar de lo deliciosa que le quede su crema de espinacas, la prueba y se saborea afirmando que esta exquisita pero le dice a su hijo “no te voy a dar porque a ti no te gustan estas cosas, me la comeré yo sola”, cosa que automáticamente despierta la curiosidad del infante que empieza solicitar comer lo mismo que mamá por desafiar.

Promoviendo la eliminación de algo útil

Otra forma de usar psicología inversa, es diciendo una persona ya no podrá usar más algo porque no lo necesita debido a que se está perdiendo por descuido y en respuesta, la persona para que no se lo quiten, los usa. Por ejemplo, un adolescente al que se le haya regalado una bicicleta nueva para que practique ciclismo, pero por múltiples motivos no ha practicado ni la primera vez. Los padres, le dicen que venderán la bicicleta porque él no la usa sin demostrar coraje alguno y en respuesta, el joven al día siguiente se lanza a la ruta a conducir.

Desventajas del uso de la psicología inversa

Como dijimos anteriormente, esta estrategia de persuasión puede llegar a ser un tanto manipulativa, por lo que su uso constante puede acarrear ciertos problemas en nuestras relaciones interpersonales o familiares. La intención, es usarla en casos puntuales donde se considere es muy difícil conciliar puesto que el otro es muy obstinado pero de resto, lo ideal es dejar que cada quien se exprese y elija con total libertad.

Cuando siempre buscamos la forma de que los demás hagan lo que nosotros queremos, tarde o temprano termina notándose y perdemos la confianza o el aprecio de quienes nos rodean. Por último, siempre se debe aplicar este truco con inteligencia, puesto que si el otro descubre en el momento tus intenciones podrían devolverte la jugada no cambiando de postura como pensabas y aprovechándose de tu posición. ¡Todo es cuestión de riesgo!

La psicología inversa en el amor ¿es aplicable?

Aunque parezca raro para algunos, esta estrategia de psicología inversa también puede funcionar para ligar. Algunas mujeres especialmente, suelen mostrarse negativas o pocos atraídas por un chico que les corteja solo para que el mismo se obsesione más y se mantenga en espera hasta que ellas consideren está lo suficientemente enamorado como para que cumpla con sus expectativas.

Otra fórmula popular, muy usada por los hombres aunque también por algunas mujeres, es mostrarse tímidos o sumisos ante una chica que les gusta para que esta se sienta con deseos de tratarlo y de convencerlo desde su posición de amiga que tiene múltiples virtudes y podría conquistar a cualquier chica si así lo quisiese “esto obviamente ya él lo sabe, pero el truco es hacer que ella piense que no es así”. ¡No quiero, pero si quiero!

Otros artículos que te Pueden Interesar…

Trastorno de Inestabilidad Emocional

Trastorno de Inestabilidad Emocional

El trastorno de inestabilidad emocional es más común de lo que realmente pensamos, es más, casi un 45% de la población española padecen este trastorno sin ser conscientes. En este artículo te muestro todo lo necesario para que sepas distinguir y detectar este tipo de...

Grafología Infantil

Grafología Infantil

¿Te gustaría saber qué se esconde detrás de lo que escriben o dibujan tus hijos? Si quieres entender y conocer el significado, personalidad, miedos, y otros aspectos importantes del niño, no te pierdas todo lo que te voy a contar sobre la Grafología infantil y el...

¿Sabes qué es el complejo de Edipo?

¿Sabes qué es el complejo de Edipo?

Seguramente, has escuchado alguna vez a tu hijo o algún niño particular decir cosas como “te amo mamá”, “Eres mía y de nadie más” ¿Enternecedor no? Y si te dijera que esas frases tienen una explicación psicológica un tanto polémica. ¡Es hora de que conozcas el...

Llama Ahora
Dirección