Seleccionar página
En la vida cotidiana, a menudo nos encontraremos con situaciones difíciles que nos provocan frustración y amenacen nuestro yo interno.

Cuando esto sucede, los mecanismos de defensa del yo, se activan para proteger la autoestima e integridad personal. ¡Indaguemos un poco más!

¿Qué son los mecanismos de defensa?

Cuando un individuo se ve imposibilitado de alcanzar una meta o en su defecto, se encuentra enfrentándose a un fuerte conflicto el cual le causa tensión y angustia, sentimientos negativos empiezan a aparecer.

Ante estos estados emocionales, el sujeto puede reaccionar de forma agresiva o manteniendo la calma, defendiéndose según sea el caso y su tipo de personalidad.

Ahora bien, para defendernos de la angustia todos llegamos a emplear mecanismos de defensa que pueden variar según sea el caso.

Para que se entienda claramente, los ya mencionados mecanismos de defensa son formas inconscientes de adaptación y reducción de la ansiedad y agresividad ante situaciones de frustración o conflicto.

Es de destacar que dichas estrategias, a veces, permiten encubrir realidades que quizás en el momento no se quieran afrontar y a la larga, esto puede producir traumas sin resolver o trastornos de la conducta.

Tipos de mecanismos de defensa o Mecanismos de defensa freud

Observemos ahora, los tipos de mecanismos de defensa y algunos ejemplos de mecanismos de defensa que puede emplear un individuo ante las diferentes situaciones del ambiente, para que así, puedas establecer comparaciones y darte cuenta que nadie está excepto de ponerlos en práctica alguna vez.

Lo importante después de esto, es que aprendas a identificarlos y puedas afrontarlos para solucionarlos y no permitir que bloqueen erróneamente tus percepciones o afecten tu productividad o calidad de vida.

Represión mecanismo de defensa

Este mecanismo de defensa también conocido como evasión, nos lleva a un olvido protector que incita a cerrar los ojos ante una realidad que no nos satisface, negándonos a asumir obligaciones o afrontar circunstancias generadoras de tensión.

Esto puede aplicarse por el inconsciente a situaciones simples como “retrasar la realización de una tarea de la escuela que no nos gusta” o también, a eventos más complicados como “olvidar por completo la cara de un atacante que nos hizo daño”.

Mecanismo de defensa Fijación

Con esta atajo mental, la persona se fija a una etapa o fase primitiva del desarrollo psicosexual (oral, anal, fálica, latencia y genital), en la que sentía satisfacción o placer y aún no ha superado con normalidad generándole cierta dependencia y consecuencias notorias en la adultez.

Ejemplos de esto son: fumar, comer o beber en exceso (fijación oral); pulcritud excesiva, obsesión con el orden, rebeldía o imprudencia (fijación anal); buscar parejas parecidas a los padres o tener extrema dependencia a uno de ellos llegando al complejo de Edipo (fijación fálica); frustración sexual (fijación de latencia); frigidez o impotencia sexual (fijación genital).

Mecanismo de defensa Regresión

Con la regresión, la persona se aparta de la dificultad con la que se esté tropezando retornando a satisfacciones y a modos de conducta infantiles en las que el individuo ha quedado fijado. Con esto, se explican los berrinches de ciertos adultos ante situaciones de estrés potente.

Mecanismo de defensa Proyección

Este mecanismo de defensa es sumamente egoísta y atribuye las faltas y debilidades que tenemos en nuestro interior hacia otras personas.

En otras palabras, no se reconocen los errores como propios sino que se justifican percibiéndolos falsamente en los demás. Una forma de verlo, es a través de este refrán: “El ladrón cree que todos son de su condición”.

Mecanismo de defensa Racionalización

Con la racionalización, se niegan los auténticos motivos de una acción criticable, y se sustituyen por otras razones que puedan ser justificables pero que no son las ciertas.

Un ejemplo de racionalización es el del estudiante que ha sido aplazado en un examen para el que no había estudiado previamente y, en lugar de aceptar su falta de responsabilidad, culpa al profesor indicando que no explico lo colocado en el test o que simplemente este no quería que el aprobara.

Mecanismo de defensa Fantasía

Uno de los mecanismos de defensa más debatidos es la fantasía y es que, en este caso, el individuo busca un refugio en su mente que representa una huida de la realidad donde recrea escenas imaginativas que le hacen alejarse de alguna insatisfacción que esté viviendo en vez de afrontarla. Por ejemplo, soñar despierto con tener una relación amorosa junto a alguien que nos atrae desde la distancia pero que solo observamos.

Mecanismo de defensa Compensación

A través de la compensación, el individuo reconoce una deficiencia propia y encara la situación repotenciando sus habilidades y destrezas más desarrolladas.

Es posible observar tres maneras de compensación: la primera, es equilibrando la deficiencia encontrada transformándola en su máxima virtud, por ejemplo, que un sordomudo se convierta en un gran pianista; la segunda, es compensando una debilidad con otras capacidades, por ejemplo, que un adolescente con poca destreza deportiva sea el más destacado en matemáticas; en tercer lugar, compensar debilidades aparentando fortalezas que no se tienen “fanfarronería”.

Mecanismo de defensa Identificación

Emplear este mecanismo de defensa del yo, implica copiar las acciones, rasgos o virtudes de alguien más a quien se admira de forma fantasiosa. Por ejemplo, ser admirador de Albert Einstein y que por tal motivo se estudie química y física sin descanso.

¿Cuándo usar los mecanismos de defensa?

Los mecanismos de defensa, son reacciones inconscientes que el individuo pone en práctica en situaciones que le generan angustia o con las que siente no puede lidiar correctamente por diversos motivos para preservar su integridad.

Estos, suelen implementarse por las personas sin que estos ni quiera lo noten al principio, pero luego, con el pasar del tiempo, pueden descubrir que tienen problemas sin resolver o un estancamiento en su vida que sin duda toca afrontar.

Cuando nuestros niveles de conciencia son superiores, es mucho más fácil detectar estos atajos mentales no solicitados para así realizar percepciones ante las situaciones más realistas que nos permitan tomar mejores decisiones y superar los conflictos más rápidamente.

Se debe entender que evadir problemas, tener conductas infantiles, quedarse fijado en una etapa psicosexual, ocultar nuestras debilidades en vez de afrontarlas o vivir en un mundo de fantasía no nos hará crecer sino retroceder, por lo que toca aprender a lidiar con la frustración siempre de manera consciente.

Otros artículos que te Pueden Interesar…

Trastorno de Inestabilidad Emocional

Trastorno de Inestabilidad Emocional

El trastorno de inestabilidad emocional es más común de lo que realmente pensamos, es más, casi un 45% de la población española padecen este trastorno sin ser conscientes. En este artículo te muestro todo lo necesario para que sepas distinguir y detectar este tipo de...

Grafología Infantil

Grafología Infantil

¿Te gustaría saber qué se esconde detrás de lo que escriben o dibujan tus hijos? Si quieres entender y conocer el significado, personalidad, miedos, y otros aspectos importantes del niño, no te pierdas todo lo que te voy a contar sobre la Grafología infantil y el...

¿Sabes qué es el complejo de Edipo?

¿Sabes qué es el complejo de Edipo?

Seguramente, has escuchado alguna vez a tu hijo o algún niño particular decir cosas como “te amo mamá”, “Eres mía y de nadie más” ¿Enternecedor no? Y si te dijera que esas frases tienen una explicación psicológica un tanto polémica. ¡Es hora de que conozcas el...

Llama Ahora
Dirección