Seleccionar página

Gestionar emociones es posible. En la mayoría de los casos está en tus manos trabajar en la forma cómo reaccionas ante tus sentimientos.

Pero para lograrlo, es necesario todo un proceso de madurez y aprendizaje propio muy importante en donde puedas identificar y dar nombre a las propias emociones, para comprenderlas y saberlas canalizar.

¿Qué significa gestionar las emociones?

Es ir aprendiendo sobre las emociones que sientes para manejarlas de una manera mucho más positiva. De igual manera, es gestionar que es controlar o administrar  de forma inteligente los impulsos que ocasionan los sentimientos.

Es importante entender todo lo que abarca ¿Qué significa gestionar? Se refiere también a no pasar por momentos que no son necesarios, sino saber reaccionar de acuerdo a la realidad, sin exageraciones o por el contrario sin restarle relevancia.

Beneficios de comprender las emociones

La clave para aprender a gestionar las emociones es comprenderlas. Es decir, detectar qué es exactamente lo que estás sintiendo y qué te generó ese sentimiento. De esta manera te ahorrarás muchos disgustos. Y ¿Qué significa disgusto?, pues alterarse de forma irracional por algo que no vale la pena.

De igual forma, canalizar emociones es productivo para el desenvolvimiento humano óptimo y el significado de canalizar emociones es tener la capacidad de controlar los sentimientos de forma madura y no reaccionar desproporcionadamente sin razón.

¿Cómo gestionar las emociones? Claves para lograr la inteligencia emocional

Las emociones son normales y todos las sienten. Primero hay que saber que mientras se sienten cosas significa vida y eso es positivo. Por otro lado, trabajar en las emociones te provee de una inteligencia emocional que te ayudará por el resto de tu vida.

  • Todas las emociones son positivas: debes entender que todo lo que sientes está bien y son estímulos normales a diferentes situaciones como el miedo, la ira, la tristeza, la alegría, entre otros. Por tanto, no hay emociones negativas, debes sentirte de cierta manera por una razón y así tu cuerpo se prepara para ciertos momentos.
  • No hay nada malo en sentir: por la crianza se puede llegar a pensar que está mal sentirse de cierta manera. Es común escuchar a padres decir “no estés triste” o “es malo estar molesto” y por eso al crecer se intentan reprimir algunas emociones naturales y allí es cuando se pierde el control. Es por eso, que reprimir las emociones no es una manera de gestionarlas, sino todo lo contrario.
  • Acéptalas: para gestionar las emociones debes aceptarlas. Y para aceptarlas es necesario observar las emociones y prestarles atención a los sentimientos.
  • ¿Cómo me siento?: Canalizar emociones viene de entender emociones, por tanto, siempre debes hacerte esa pregunta ¿Cómo me siento? ¿Qué estoy sintiendo y el por qué?
  • Medita y cuida tu mundo interior: la meditación y contemplación ayuda en gran medida al control de las emociones. Esto se debe a que las personas pasan mucho tiempo buscando en su interior el cómo se sienten para manejarlo de la forma ideal. 
Llama Ahora
Dirección